Cataluña, el destino perfecto para todo foodie.

Con la inminente llegada del verano estamos todos pensando en las vacaciones, y es que escoger el destino perfecto siempre es un trabajo complicado. Muchos escogemos nuestro destino en función de la gastronomía, ¿verdad? y es que conocer productos y productores locales es indispensable para cualquier foodie. Es por eso que hoy os queremos mostrar un destino gastronómico que quizás no teníais contemplado: Cataluña. Porque a veces no hace falta irse demasiado lejos para disfrutar de nuevos productos y experiencias sorprendentes. Dicho esto empezamos la ruta, ¿nos acompañas?

DÍA 1:

Empezamos la ruta en Barcelona, destino a Riudarenes, a tan solo una hora y cuarto de la capital. Allí visitamos Can Moragues, un espacio que conjuga talleres, actividades, tienda y restaurante. Junto a los creadores del proyecto visitamos el huerto y nos hablaron de las características de la tierra, los productos locales y seguidamente, realizamos una cata de ratafia, el licor macerado en  aguardiente típico de la comarca. Una vez hicimos la cata y aprendimos a diferenciarlas, el chef Sergi de Meià, miembro del movimiento Slow Food nos preparó un excelente almuerzo con producto local.

Tras el almuerzo, nos esperaba una tarde de actividades enmarcadas dentro del movimiento “Benvinguts a Pagès“, una acción que permite conocer el producto local y las explotaciones ganaderas de Cataluña. En la primera parada,  nos dirigimos a Ventalló para conocer y visitar Oli Ventalló. En esta casa ofrecen, además de un aceite increíble, experiencias de oleoturismo para todos los públicos. Nosotros disfrutamos de un paseo por el olivar con degustación de aceite entre los olivos, y un taller de allioli tradicional.

Una vez conseguimos el allioli perfecto nos dirigimos a Mas Mercè, una explotación agraria y familiar con  6 generaciones al frente del negocio. Vimos el rebaño, aprendimos diferencias entre razas de ovejas, disfrutamos de una degustación de sus productos y lo más divertido, realizamos un taller de mató.

Y para finalizar el día nos dirigimos hacia Peralada, la última parada de la jornada. Nos alojamos en el increíble Hotel Peralada Wine Spa & Golf y disfrutamos de un menú degustación el el restaurante Castell de Peralada, premiado con una estrella Michelin.

DÍA 2:

Empezamos el día hacia Mollet de Peralada, a tan solo 15 minutos del hotel. Allí visitamos el Celler La Vinyeta, paseamos entre las viñas, catamos sus vinos y conocimos su historia. Una bodega muy especial la cual elabora vinos sin sulfitos y veganos.

Tras la cata nos dirigimos hacia la Costa Brava, concretamente a Regencós donde fuimos a conocer el proyecto personal de Iolanda Bustos conocida como la chef de las flores. Disfrutamos de un gran almuerzo en su restaurante La Calèndula con un menú silvestre inspirado en los caminos de ronda de Begur.

Tras disfrutar del delicioso almuerzo nos dirigimos a Palamós, concretamente al puerto donde disfrutamos en primera persona de una subasta de pescado recién llegado del mar a la lonja y de una visita guiada por el museo de la pesca para conocer la tradición, el presente y el futuro de la pesca en la Costa Brava.

Una vez conocimos todos los secretos de la pesca, disfrutamos de una cena en el Espai del Peix, una aula gastronómica donde un pescador cocina recetas tradicionales con los pescados más desconocidos y menos valorados. Probamos unos platos brutales, y conocimos unos pescados excepcionales.

Tras la cena, nos alojamos en el Hotel Sa Punta en Begur.

DÍA 3:

Empezamos el día yendo hacia Osona, concretamente a Espinelves a realizar otra de las actividades dentro del marco “Benvinguts a Pagès”. Visitamos Formatges d’Espinelves, una explotación familiar de 100 cabras donde realizan quesos de leche cruda como el “Miner” que ha sido galardonado como mejor queso artesano de Cataluña.

Una vez visitamos la quesería fuimos a Vic, donde disfrutamos del mercado de la ciudad guiados por dos chefs de la zona: Albert de Ca l’U y Gil de El Barecu. Tras la visita, fuimos a conocer la casa Riera Ordeix, una empresa artesanal de embutidos con 163 años de historia, conocida por elaborar la famosa llonganissa de Vic con IGP. A la hora del almuerzo fuimos al restaurante Ca l’U, donde disfrutamos de un gran menú con producto local y una propuesta basada en la cocina tradicional de Osona.

 

Por la tarde visitamos las bodegas Oller del Mas ubicadas en el Pla de Bages. Hicimos una visita en 4×4 por los terrenos de la finca, visitamos el castillo, nos hablaron del nuevo proyecto que tienen entre manos y catamos unos vinos excepcionales.

Una vez realizamos la cata nos dirigimos a la última parada del día, el centro cultural Món Sant Benet donde nos alojamos en el hotel y además, cenamos en su restaurante l’O a las ordenes del chef Jordi Llobet, galardonado con una estrella Michelin desde 2013. Disfrutamos de un menú espectacular, donde el producto, la técnica y la tradición fueron los máximos protagonistas.

DÍA 4:

Empezamos nuestro útlimo día conla visita a la Bodega Abadal, con más de 8 siglos de historia y con un enclave único. Allí disfrutamos de un paseo entre las viñas, conocimos sus barracas y realizamos una cata de aceite, vino y miel de sus propios panales.

Tras la cata, para finalizar nuestra experiencia de 4 días por Cataluña nos dirigimos a Manresa. Allí conocimos a la Obaga de l’Agneta donde disfrutamos de una visita guiada por el catador Sergi Cámara. Conocimos las variedades autóctonas como la verdal de Manresa, Corbella, Palomar y Vera mediante una cata muy profesional. Seguidamente disfrutamos de un genial almuerzo en el campo a cargo de Gastrolonia, donde todos los platos estaban elaborados con aceites de producción local.

Si queréis seguir descubriendo restaurantes y planes TOP, podéis leer nuestro último post:  Bellas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú